Fecha 8/9/2008 7:40:00 | Tema: Economia

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió ayer mantener los tipos de interés estables en el 4,25%, en respuesta a las crecientes presiones inflacionistas en un escenario de intensa ralentización de la economía del bloque europeo.
La institución mantiene estable el precio del dinero por segundo mes consecutivo tras haber aplicado un aumento sobre los tipos el pasado mes de julio, del 0,25%, hasta dejarlos en el 4,25% actual.

Además de mantener el precio del dinero, el BCE ha mantenido en el 3,25% la facilidad de depósito, que marca la remuneración del dinero, así como la facilidad marginal de crédito, que establece el tipo al que presta dinero a los bancos europeos, y que queda situada en el 5,25%.

Las tensiones inflacionistas siguen ejerciendo presión sobre el BCE, que se resiste a efectuar recortes sobre el precio del dinero a pesar de la ralentización de la economía comunitaria. De hecho, la inflación anual en la eurozona se situó en el 3,8% en agosto, lo que supone dos décimas menos que en julio, pero aún se sitúa muy lejos del objetivo del 2% fijado por el BCE.

Los precios de producción industrial en la zona euro experimentaron en julio una subida mensual del 1,1%, frente al alza del 1% del mes anterior, mientras que en términos interanuales la subida fue del 9%.

El temor a la desaceleración económica en la zona euro se refleja claramente en las predicciones de los organismos internacionales. De hecho, esta misma semana la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revisó cuatro décimas a la baja su previsión de crecimiento en 2008 para la eurozona hasta el 1,3% interanual frente al 1,7% previsto en su informe anual.

La institución lanzó una advertencia sobre las tensiones inflacionistas que está sufriendo la eurozona en los últimos meses, ya que el Índice de Precios de Consumo (IPC) subyacente ha seguido aumentando de manera continuada ‘durante algún tiempo’. Por este motivo, según la OCDE, existe ‘poca necesidad’ de cambiar la actual política económica de la zona euro.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya había revisado sus previsiones de crecimiento para la zona euro, que pasarían a un 1,4% frente al 1,7% previsto para 2008. De cara a 2009, las nuevas previsiones sitúan el crecimiento en un 0,9%, tres décimas por debajo de la anterior estimación.

Los expertos coinciden en señalar que una vez se relajen las tensiones inflacionistas, el BCE podría proceder a recortar el precio del dinero para dar un respiro a la ralentizada economía comunitaria.

La mayoría de los analistas opina que los primeros recortes de tipos se producirán en 2009. Así, Natalia Aguirre (Renta 4), considera que salvo ‘sustos’ relacionados con los precios del crudo y las materias primas, ‘la inflación debería ir moderándose. En el 2009 deberán bajar los tipos, porque de otro modo el crecimiento se irá para abajo’, aseguró.

Desde Inversis, tienen más dudas sobre la fecha de recorte de tipos. ‘Creemos que habrá bajada de tipos, aunque no damos fecha’, señalaron los analistas de la firma.

Los dos analistas coinciden en destacar que el euribor debería moderarse en los próximos meses. Aguirre, por su parte, destacó que debería relajarse, si bien depende mucho de cómo evolucione la crisis crediticia. ‘Debería haber tocado máximos, siempre que no haya sustos’, añadió.

El euribor debería reducirse en el plazo de unos meses, y sitúan concretamente esta bajada a finales de este año o a principios del próximo.

Información enviada por nuestro afiliado TECPEVAL



Documento disponible en Emunes
http://emunes.es

La dirección de este documento es:
http://emunes.es/modules/news/article.php?storyid=193